5 quejas habituales de las parejas con hijxs

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

5 quejas habituales de las parejas con hijos

A menudo me llegan a consulta familias en crisis, por ello en el siguiente artículo expongo las 5 quejas más habituales de las parejas con hijos.  Educar y acompañar a los hijos en su crecimiento, a la vez que la relación de pareja se mantiene es todo un reto.

Habitualmente, muchas parejas se han nutrido (generalmente durante unos años) de una fase de cuidado. Han vivido con ilusión el vínculo y han tratado de cultivar una relación de pareja con atención, romance, entrega,…  tratando de resolver los conflictos que surgen por el camino. 

Cuando llegan uno o varios miembros a la familia, esos cuidados y esas atenciones se suelen repartir y es necesario un reajuste para que la pareja no se deteriore. Es normal que la vivencia intensa de la ma/paternidad se lleve mucha energía, a la vez, si somos conscientes de ello evitaremos un distanciamiento en la pareja.  

¿De qué se quejan habitualmente las parejas con hijos?

  • Sentirse desplazados/as

Está claro que lxs hijxs son dependientes, necesitan de los cuidados y las atenciones de los adultos de referencia y, en muchas ocasiones, deben ser prioritarios. A la vez, cada miembro de la familia tiene un lugar, y aunque el de lxs pequeñxs ocupe uno muy grande, es necesario que haya equilibrio. 

Si no se invierte tiempo (por poco que parezca) en pareja, no se cuidan los detalles y las necesidades de la otra persona, el vínculo, es altamente probable que se vaya desgastando y esta queja va a incidir en el bienestar de la pareja. 

  • No sentirse escuchados/as

Otra queja habitual en las parejas con hijos es el no sentirse escuhado/a. Lxs niñxs tienen la capacidad de interrumpir en el momento oportuno. Mantener un dialogo en pareja a veces puede llegar a ser misión imposible, pero la actitud que se ponga de escucha va a cambiar el efecto en nuestro interlocutor. 

Si no se buscan espacios a solas, se enseña a lxs pequeñxs a respetar los turnos de palabra, se busca otra vía para comunicarse,… el resultado con una alta probabilidad va a ser la desconexión y que la otra persona no se sienta ni escuchada ni con su lugar. 

  • No sentirse deseados/as..

La esfera sexual se transforma con la ma/paternidad, ya que cambia el cuerpo, (en especial el de las madres: posparto, hormonas,…), cambian los ritmos y las rutinas,… y pasa a ser en muchas ocasiones una necesidad secundaria. 

Si no se invierte tiempo en espacios a solas con la pareja, se dejan de tener detalles erótico-afectivos con él/ella, se deja de hablar sobre los propios deseos sexuales, … es muy fácil que la otra persona se sienta sexualmente poco deseable. 

  • No sentirse valorados/as como pa/madres-…. 

La crianza es una etapa muy compleja donde cada día se puede conectar con el autoconocimiento, se puede aprender sobre lxs propixs hijxs,.. se evoluciona continuamente. Cada miembro de la pareja parte de puntos diferentes y las decisiones en cuanto la educación, la gestión emocional,..no van a coincidir siempre. 

Si se utiliza el reproche, la recriminación ,… y se da mucho más peso a las partes en las que no se está de acuerdo con la pareja, es fácil que él/ella no se sienta valorado/a. La exigencia favorece que la otra persona sienta que haga lo que haga no es suficiente para lo que tú esperas de él/ella. 

  • No sentirse queridos/as

Englobando un poco todo lo anterior, el “querer” dicen que es un verbo que se practica. Por eso, es importante saber qué te hace sentir querido/a a ti, para que puedas comunicarlo, y qué le hace sentir querido/a a tu pareja para que puedas cultivar ese amor.

Lamentablemente, cuando llegan a consulta muchas parejas han utilizado estas quejas en forma de reproche y suelen llegar muy desgastados. Si se toma consciencia de los riesgos que pueden existir, se practica una buena comunicación y se revisan las necesidades afectivas de la pareja, podemos protegerla y vivir esta etapa desde el crecimiento.

En la mayoría de ocasiones, existen soluciones

Quejarse sin buscar soluciones es asegurarse el malestar. Con el acompañamiento y los recursos necesarios, en la mayoría de los casos, se pueden transformar esas quejas en oportunidades de mejora.

Por ello, propongo buscar ayuda en las ocasiones que se perciban tensiones en la pareja. En el programa de «Reconexión en la pareja tras la ma/paternidad» ofrezco herramientas para gestionar este tipo de dificultades. Accede aquí 

reconexión con la pareja
Reconecta con tu pareja

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que te descargues mi guía

«Los 7 pasos para proteger la pareja durante la crianza»