romper la monotonía

¿Cómo romper la monotonía en la pareja?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

monotonia, pareja, crisis, familia, hijos

El tema “Monotonía” de Shakira y Ozuna ya está en el top de las listas de éxitos internacionales. Esto ha hecho que se hable más que nunca de lo efímero en las relaciones de pareja, de las infidelidades, del desgaste en los vínculos y de romper la monotonía. Las preguntas que más me han llegado a consulta son: 

¿Cómo romper la monotonía? Y, ¿realmente se puede huir de la monotonía cuando estamos criando hijos pequeños?

romper la monotonía
romper la monotonía es posible si tenemos consciencia

Para poder contestar, empecemos por entender qué significa romper la monotonía. Es necesario diferenciarlo de la rutina. Para no confundirnos aclarar que la rutina son aquellos hábitos que tenemos incorporados en nuestra cotidianidad. Cuando estamos criando debemos entender que ésta es necesaria para pequeños y mayores. Al cerebro infantil le da seguridad poder anticipar, prever lo que va a ocurrir y poder crear unos hábitos favorece el aprendizaje. A los adultos que acompañamos nos permite organizarnos para que el caos no esté más presente aún.

Por lo tanto, soy de la opinión, que en especial cuando los hijos son pequeños, la rutina aporta muchos beneficios y es una clave para sobrellevar mejor esta etapa. Creo que hay que tener rutinas, pero tener rutinas no significa que éstas deban ser monótonas y aburridas. Ahí pues entra en definición con lo que asociamos la monotonía. Cuando decimos que una relación cae en la monotonía nos referimos a caer en el hastío, el aburrimiento, el desinterés. Esto es lo que Sí tiene connotación negativa y lo que de nosotros depende que no ocurra. 

Pongo un ejemplo: quizás cada martes sea el día de X extraescolar. Es el día que se suele hacer tarde y al volver a casa quedan pendientes realizar las tareas de higiene y cenar antes de acostarse. Podemos romper la monotonía haciendo ese día algo distinto y divertido para que el clima emocional sea otro: poner música a todo volumen en el coche,   llenar la bañera con espuma, preparar la cena formando caras con los distintos ingredientes… De esta manera hemos convertido un día en que la rutina y el cansancio nos podía aplastar, en algo no monótono y con conexión. 

pareja con hijos
podemos decidir mirar a nuestra pareja a los ojos y romper la monotonía

Otro ejemplo: llegamos un día agotados del trabajo. No hemos logrado los objetivos y tenemos aún pendientes tareas del hogar, contestar algunos correos electrónicos, algunos mensajes con la comunidad de vecinos… Pero decidimos no caer en la queja. Desconectar unos minutos de la tecnología y mirar a la pareja a los ojos, preguntarle cómo le ha ido el día a la vez que nos sentamos muy cerquita… Además observamos cierta tensión en su mirada y escuchamos con más atención hondeando en su estado emocional para acompañarle. Hemos encontrado un momento de conexión en una situación cotidiana, en la que ofrecemos un espacio donde sentirse seguro/a, acompañado/a, querido/a… 

¿Podré romper la monotonía? ¿Cómo detectar si mi relación de pareja cae en la monotonía? 

La monotonía puede provocar dificultades cuando no la detectamos y dejamos que vaya ganando terreno. Al igual que si hay una grieta por dónde se escapa el agua, si la reparamos a tiempo, se soluciona. Si no la miramos y la dejamos pasar, cuando nos damos cuenta se nos vació el vaso. 

Aunque pueda parecer obvio, para detectar si tu relación ha caído en la monotonía es necesario escucharse, mirar al interior y observar cómo te sientes realmente. ¿Sientes satisfacción por vuestra relación? ¿Es suficiente lo que vives? ¿Te suma?

Y a tu compañero o compañera, ¿le has preguntado cómo está? La comunicación es básica para detectar posibles desacuerdos, situaciones que le hayan podido generar distanciamiento y que sea necesario buscar aproximaciones. Si pones atención, observar cómo te mira, cómo se dirige a ti, cuál es su lenguaje verbal y su no verbal, escuchar sus quejas y sus elogios te va a dar pistas claras. Pero la realidad es que no tienes un lector de pensamiento, lo mejor es que preguntes claramente cómo se siente tu pareja.

pareja feliz
descubre si tu relación ha caído en la monotonía

Las parejas que revisan periódicamente cómo se sienten, son las que pueden poner medios a sus dificultades y avanzar sin caer en la monotonía, pero siempre será necesaria la comunicación empática. Detectar qué dificultad existe es el primer paso para solucionarlo.

La realidad es que la monotonía no depende tanto de lo que hagas, ni de la frecuencia en que lo hagas, sino de cómo te sientes con lo que haces. Es decir, una pareja puede salir cada domingo a comer a solas en un restaurante romántico y que su relación sea aburrida, que no tengan pasión y se sientan desgastados. En cambio, otra pareja puede salir a comer una vez al mes y disfrutarlo como agua de mayo, aprovechar el encuentro para mirarse, reírse, hablarse, sintonizar y cargar pilas para seguir con su rutina.

Te puede interesar: «5 quejas habituales de las parejas con hijos»

 

¿Qué pautas puedo poner en práctica para romper la monotonía?

  • Responsabilizarse: Si sentimos que algo funciona mal, algo nos disgusta, el primer paso es identificarlo y ponerle nombre. Identificar qué es lo que nos hace sentir, qué opciones tenemos para hacerlo o vivirlo distinto… Y a continuación, hacerlo llegar a nuestra pareja desde la calma, sin reproches ni ataques. Si le hacemos responsable a la otra persona, lo único que conseguiremos es cerrar el canal de comunicación y frustrarnos más por no conseguir cambios.
  • Resolver conflictos: Sin duda si tienes dificultades con tu pareja y no practicas una comunicación consciente, el problema no va a desaparecer, sino que lo llevas dentro generando resentimiento y eso os distancia. Además que tus interacciones, de forma inconsciente, estarán cargadas de rabia y eso también llega y deteriora el vínculo. Cuando no se atienden estos conflictos, es fácil que afecte a las otras áreas ¿cómo voy a tener ganas de besarte? ¿Cómo voy a tener ganas de tener una cita contigo?
  • Tener una actitud positiva: Estoy de acuerdo que cambiar pañales, ir al parque de bolas un domingo a la tarde no es el plan más excitante de la tierra.  Hay cosas que hacemos con y por nuestros hijos que no son tan gozosas y que preferiríamos estar haciendo cualquier otra cosa. Por eso nos puede ayudar vivir estas experiencia desde los ojos de un niño, con una actitud positiva, poniendo el foco en cómo se sienten nuestros pequeños en ese momento, tratando de ver qué aprender de cada experiencia, qué le podemos sacar de bueno, de qué podemos estar agradecidos,…

    criar con respeto
    Está en tu mano ser la familia que deseas
  • Disfrutar de las pequeñas cosas. La conexión con la pareja pasa por lo sencillo: ese café que le preparas con amor, esa notita que le dedicas, un beso robado en un momento inesperado.. esos gestos que hacen sentir querido/a, deseado/a a tu pareja. Los pequeños hábitos enriquecen la relación y logran un aumento de la intimidad. 
  • Conexión física: Buscar momentos del día a día para mirarse a los ojos, tocarse, abrazarse, besarse, acariciarse… No sólo de una manera erótica, sino desde lo cotidiano, buscando esa intimidad que sólo sientes con tu pareja. Esos pequeños gestos que te ayudan a percibir cómo te sientes tú y cómo está la otra persona contigo.
  • Estar en el presente: En los momentos que estas interactuando, poner todos los sentidos, tratar de poner atención plena haciendo ese momento único (aunque sólo sean los cinco minutos que esperas en el coche a que tu hijo salga del colegio). Para poder poner esa atención es necesario hacer una cosa a la vez y apartarte de tecnología y distractores. Generalmente estamos haciendo muchas cosas: estamos preparando la cena, a la vez que hablamos con la pareja, mientras ¿Se puede sentir prioridad nuestra pareja? ¿Le llega tu amor?

    romper la monotonía
    romper la monotonía en la pareja
  • Despertar la creatividad: sea compartiendo experiencias nuevas, o esos momentos olvidados después de ser ma/padres.  Con menores a cargo es, muy habitualmente complicado, pero aunque sea de forma excepcional, tener citas alimenta la fantasía, el juego, la motivación a seguir creciendo juntos. Ejemplos podrían ser hacer una actividad lúdica como ir a dar un paseo, una comida fuera de casa, cine, un entreno deportivo…
  • Buscar soluciones externas: Si sentimos que de forma autónoma no conseguimos mejoras, será necesario buscar recursos externos: hablar con otras personas de confianza y que te aconsejen qué les funciona, buscar bibliografía, charlas, podcast… que hablen del tema. Y si todo esto no funciona, pedir ayuda profesional con una persona especialista. 

También te puede interesar: » 5 hábitos que ponen en práctica las parejas sanas»

Y finalmente quiero añadir una pregunta,  ¿Es realmente sano querer salvar siempre mi relación?

Existen relaciones muy insanas en las que la importancia no radica en aprender a romper la monotonía, sino en detectar la toxicidad de esos vínculos y salir de ahí. En el caso de personas que sufren violencia, sea psicológica ,sexual y/o física, buscar soluciones dentro de esta relación va a ser en la mayor parte de los casos contraproducente. En un lugar en el que estás en desprotección, no va a emanar amor. Que no haya motivación por romper la monotonía es natural y sería necesario un acompañamiento terapéutico para plantear si el bienestar de los miembros depende de estar fuera de esa relación. 

En otros casos, la motivación también se ha visto desgastada tras estar años sufriendo el desgaste. A veces por conflictos de base, otros por cuestiones que se han ido sumando. En muchas ocasiones se cargan heridas emocionales que impiden que una o más personas se vinculen de una manera sana. En estos casos, también es muy conveniente buscar ayuda profesional para sanar y sólo desde ese lugar, poder reconectar si es lo que se desea. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que te descargues mi guía

«Los 7 pasos para proteger la pareja durante la crianza»